Gussrost-edelstahlrost-tb

Parrillas de hierro fundido o de acero inoxidable

¿Qué tipo de parrilla es mejor para la barbacoa?

Seguro que siempre ha querido saber qué parrillas eran más adecuadas para la barbacoa, las de acero inoxidable o las de hierro fundido. Acompáñenos en este pequeño viaje por el mundo de las barbacoas y descubrirá la respuesta.

Rejilla de acero inoxidable o hierro fundido. ¿Qué parrillas son mejores?

La parrilla es un componente fundamental de las barbacoas de gas y ejerce una gran influencia en el resultado de los festines veraniegos al calor de las brasas. Los fabricantes de barbacoas de gas ofrecen parrillas tanto de hierro fundido como de acero inoxidable. Sin embargo, hay un gran debate acerca de qué tipo de parrilla es mejor para la barbacoa, incluso entre los grandes maestros de las brasas. Muchos defienden que las parrillas de acero inoxidable son mejores, simplemente porque están fabricadas en un material de mayor calidad. En realidad, se trata de una verdad a medias, y ambas opciones presentan ventajas e inconvenientes. Además, para decidirse por un tipo de parrilla es imprescindible tener en cuenta el uso que se le va a dar y las expectativas de cada uno.

Ventajas del acero inoxidable: Una parrilla para toda la eternidad

Rejilla de acero inoxidable V2A

Cuando se utiliza una parrilla de acero inoxidable, se está poniendo sobre las brasas un material de alta calidad con todas sus ventajas habituales. El acero inoxidable, conocido también como V2A, es capaz de soportar sin problemas grandes cambios de temperatura, no se oxida y se limpia con facilidad. Su superficie lisa ofrece una apariencia atractiva, muy apreciada por aquellos que valoran la estética, al tiempo que asegura que no se adhieran tantos restos de comida. Al ser muy fácil de mantener, es especialmente popular entre los profesionales de la barbacoa. Su principal inconveniente, y el más evidente, es su coste. Este material es más caro que su rival, y la parrilla debe ser construida o soldada. Su principal inconveniente, y el más evidente, es su coste. Este material es más caro que su rival, y la parrilla debe ser construida o soldada.

Pero la verdadera desventaja reside en las propiedades del material. El acero inoxidable V2A con número de material 1.4301, que es el más utilizado, es una «austenita». Este acero de cromo-níquel conduce peor el calor que el hierro fundido. Si uno se decanta por una parrilla de acero inoxidable, las barras de la parrilla deben ser lo suficientemente gruesas. Así se garantiza que la parrilla sea capaz de acumular una cantidad considerable de calor para liberarlo luego. Las barras finas, tipo alambre, no pueden transferir suficiente energía a la comida que se está asando, por lo que las marcas de la parrilla no se apreciarán bien. A este respecto, el lema es «cuanto más, mejor». Las barras deben tener un diámetro de, como mínimo, 5 mm. Así podrán acumular el calor necesario para crear marcas vistosas en los filetes.

Buena suerte para unos, mala suerte para otros

Lo que para unos es un inconveniente, puede representar una ventaja para otros. Quienes prefieran cocinar con calor indirecto en la barbacoa, apreciarán la menor conductividad térmica de los aceros austeníticos. Al utilizarlos para cocinar con calor indirecto, la parrilla no dejará unas marcas tan definidas en la carne, a diferencia de lo que ocurre con el hierro fundido.

Resumen de las ventajas de las parrillas de acero inoxidable

  • Las parrillas de acero inoxidable V2A no se oxidan, por lo que duran más
  • El material se puede limpiar con un cepillo, y la parrilla se puede lavar con lavavajillas
  • El material es resistente y aguanta bien las caídas
  • Son ideales para cocinar con calor indirecto
  • Son visualmente más atractivas que las parrillas negras de hierro fundido

Desventajas de las parrillas de acero inoxidable

  • Son más caras que las parrillas de hierro fundido
  • Las parrillas de acero inoxidable de alta calidad que se fabrican en serie tienen un precio elevado
  • Debido a su peor conductividad térmica, las parrillas de acero inoxidable «marcan» peor la comida si el material no es lo suficientemente grueso

Parrilla de hierro fundido: El mejor conductor del calor

Rejilla de hierro fundido

Dado que la conductividad térmica del hierro fundido es notablemente mejor, las parrillas de este material son idóneas para conseguir unas marcas perfectas en la comida. Además, el diseño macizo de estas parrillas asegura una mayor acumulación de calor.

La desventaja de estas parrillas reside en su propensión a oxidarse y en el mantenimiento asociado. No se recomienda la limpieza con agua y lavavajillas, ya que se eliminaría la capa protectora de aceite y sería necesario volver a engrasar la parrilla. Si el hierro fundido no está sellado, puede oxidarse y desarrollar manchas poco estéticas que, en el peor de los casos, pueden acabar en la comida. Cuando la barbacoa no esté en uso, se recomienda retirar la parrilla de la barbacoa de gas y guardarla engrasada en un lugar seco.

Además, conviene manipular con cuidado el hierro fundido. Debido a su estructura porosa, no es resistente a las roturas, por lo que debe manejarse con más atención.

Ventajas de las parrillas de hierro fundido

  • Debido a la mejor conductividad térmica del material, la parrilla de hierro fundido libera mejor el calor
  • Dado que su estructura suele ser más maciza, las parrillas de hierro fundido almacenan más calor
  • Las parrillas de hierro fundido de alta calidad cuentan con barras en V que pueden utilizarse por ambos lados en función de lo que se esté cocinando
  • Las parrillas de hierro fundido son considerablemente más baratas que las de acero inoxidable

Desventajas de las parrillas de hierro fundido

  • Las parrillas de hierro fundido sin recubrimiento de esmalte deben ponerse al fuego antes de ser usadas por primera vez
  • Debido al elevado riesgo de oxidación, las parrillas de hierro fundido deben estar recubiertas con una fina capa de aceite o grasa
  • Las parrillas de hierro fundido presentas desventajas para cocinar con calor indirecto
  • No son resistentes a la rotura

Resumen de la comparativa entre las parrillas de hierro fundido y las de acero inoxidable

Más barato no significa necesariamente peor. Las barbacoas con parrillas de hierro fundido son un buen primer paso para conseguir unos resultados excelentes. Acumulan mucho calor en la parrilla y permitirán conseguir unas marcas perfectas en la carne. Sin embargo, requieren más cuidados. Si esto hace que la balanza se incline a favor del acero inoxidable, que es más caro, se debe tener en cuenta, al menos, el grosor del material. Así también se podrá lograr la barbacoa perfecta con acero inoxidable.

Y el ganador es…

…ambos. Como no es posible afirmar con rotundidad quién ha salido victorioso, tenemos un consejo para usted. Si utiliza dos parrillas distintas, podrá disfrutar de las ventajas que ofrece cada una de ellas. Podrá cocinar con fuego fuerte y también con calor indirecto. Nada se interpondrá entre usted y la barbacoa perfecta.

Si usted no es muy manazas, podrá construirse fácilmente su propia parrilla de acero inoxidable con la gama de productos de acero inoxidable de materials4me. Ofrecemos barras de acero inoxidable V2A de 4, 5, 6 y 8 mm, perfectas para llevar a cabo su proyecto de parrilla. Nuestro tubo cuadrado de acero inoxidable es ideal para construir un bastidor elegante. Así puede ahorrarse la soldadura y construirse un sencillo bastidor atornillado. Además, a partir de 100 €, los perfiles de acero inoxidable no tienen gastos de envío.