Blog-Stahl-Lebensmittel-topbanner

Aceros inoxidables para la industria alimentaria: lo máximo en higiene

Haga una prueba y eche un vistazo a su cocina. Pronto se dará cuenta de que en ninguna otra estancia está tan representado el acero fino como en su templo del cocinado. La explicación es muy sencilla: no hay ningún otro material más indicado para entrar en contacto con los alimentos que el acero inoxidable.

La superficie estable aporta un extra de higiene

El factor decisivo es la capa de óxido lisa, protectora y estable que se forma por su contenido en cromo y se ocupa de que los aceros inoxidables sean resistentes a la corrosión. En concreto, eso significa que el material base no resulta afectado al estar en contacto con alimentos (p. ej., ácidos de frutas) ni por factores ambientales (p. ej., oxígeno y productos de limpieza). Además, el acero inoxidable es muy fácil de limpiar, por lo que los microbios y las bacterias no tienen ninguna superficie de ataque y la higiene es bastante más elevada.

Otra ventaja en relación con la higiene es el efecto del acero inoxidable en los alimentos, ya que no expulsa sustancias ni partículas nocivas que puedan contaminarlos o modificarlos. Por todo ello, este material es la opción número uno cuando se trata de garantizar los altos estándares de higiene de la industria de alimentos y bebidas.

Blog-Stahl-Lebensmittel-Koch-content-area

Todo reside en la aleación

El elemento de aleación más importante de los aceros inoxidables es el cromo. Además de él, en el acero inoxidable 1.4301, de uso muy generalizado y llamado comúnmente acero VA o V2A, también se alea níquel. En los cubiertos suele haber grabados números como 18/10 o 18/0. Estos números representan el porcentaje de cromo y níquel. 18/10 significa que este material tiene de media un 18 % de cromo y un 10 % de níquel. Por contra, 18/0 significa que está libre de níquel y muestra un porcentaje de cromo del 18 %.

Una elección difícil

Para elegir el tipo de acero inoxidable adecuado para entrar en contacto con alimentos, no hay ningún límite generalizado en cuanto al contenido de la aleación. La elección del acero correcto depende, por tanto, de las condiciones ambientales. Para la mayoría de aplicaciones de la industria alimentaria, están muy indicados los tipos de acero inoxidable austeníticos (1.4301, 1.4404).

En caso de una mayor exposición a la corrosión, por ejemplo, debido a la alta presencia de sal (salazones, etc.) puede ser necesario recurrir a aceros dúplex. El único acero que no se debe utilizar con alimentos es la aleación de azufre 1.4305.

Blog-Stahl-Lebensmittel-Eis-content-area

Un Reglamento europeo define los requisitos de los materiales para la industria alimentaria

¿Qué tipos de acero se pueden utilizar cuando se procesan alimentos? En los países de la Unión Europea, el Reglamento 1935/2004/CE define los requisitos básicos para materiales y objetos que entren en contacto con alimentos. En resumen, el Reglamento dice que los materiales no pueden transmitir sustancias dañinas a los alimentos de modo que se pueda poner en riesgo la salud humana. En Europa hay numerosa documentación que prueba que el acero inoxidable satisface estos requisitos.

Distintos aceros finos en materials4me

¿Necesita un acero fino concreto para realizar su próximo proyecto? Disponemos de V2A y, para aplicaciones especiales, contamos también con acero fino inoxidable V4A de mayor calidad. Le invitamos a conocer mejor nuestra tienda en línea thyssenkrupp.

Otros temas sobre acero inoxidable:

Limpiar acero inoxidable
Acero Inoxidable: tratamientos superficiales

Etiquetas acero inoxidable